Pastel de café y chocolate blanco

IMG_1259

En la c/ Arco del Pilar 7 de Burgos nos encontramos con una pequeña joya, una tiendecita llamada Los bizcochos de Carol. Es un lugar donde se da culto al bizcocho regentado por Carol, una chica amable y sonriente que pone toda su pasión en elaborar bizcochos y con la que basta hablar cinco minutos para darse cuenta de que realmente le gusta lo que hace. Y lo que hace lo hace bien, si queréis probar un buen bizcocho, una buena quiche, un delicioso brownie o en resumen un dulce artesano y espectacular no dudéis en visitarla.

En cuanto vi su tienda supe que tenía que probar esos dulces y claro ni mi hija ni mi marido pusieron mucho impedimento 😉 En este caso nos decantamos por un bizcocho de moka con cobertura de chocolate rubio. Era esponjoso, sedoso con un sabor intenso en el paladar…riquísimo. Es la primera vez que mi marido me dijo que un bizcocho le parece tan bueno como los míos (y os aseguro que es realmente exigente). Y es que el secreto de Carol es, a parte de su buen hacer, que utiliza ingredientes realmente naturales y de buena calidad. He visto en su facebook que su negocio ya cumplía dos años, desde aquí le deseo que siga cumpliendo muchísimos más y le prometo que si vuelvo a Burgos no dejaré de pasar a hacerle una visita (bueno, a ella o a sus bizcochos ;P)

La receta que os dejo hoy es un pastel que suelo hacer, un poco distinto del que comimos en Burgos pero que en mi casa tiene mucho éxito. Quizás no es de las recetas más sencillas del blog pero si la hacéis con paciencia, ganas y siguiendo mis instrucciones no dudo de que os quedará perfecta 🙂

20150812_Burgos (46)

Al final os dejo unas fotos de Burgos que por cierto me encanto. Estuvimos todo el día, incluso cenamos allí y me fui con la sensación de que me quedaban un montón de cosas por descubrir, así que ya tengo dos excusas para volver.

Sigue leyendo

Bizcocho de Cola Cao

IMG_1145

Los miércoles por la noche nuestros platos de la cena se llenan de leones, barcos, gusanos, búhos…y es que es el día en que la mini chef entra en la cocina dispuesta a revolucionar nuestro paisaje culinario. La verdad es que ella luego casi no cena porque gastamos más ingredientes en las catas que en la elaboración del plato pero es una manera muy divertida de introducir alimentos nuevos y desarrollar la creatividad.

Cada cena del miércoles es todo un proceso en el que el resultado final es lo menos importante. Primero hacemos una búsqueda intensiva por internet, revistas, programas de televisión e incluso vamos a la biblioteca a buscar en libros de recetas. Hablamos de los ingredientes y los beneficios que nos aportan. Hacemos la compra y la noche en cuestión nos ponemos manos a la obra. Como os podéis imaginar es un proceso de varios días.

La receta de hoy es un bizcocho muy sencillito variante del bizcocho de yogurt pero que a los niños les encanta. Es el único bizcocho que se come mi hija y como es muy sencillito lo solemos hacer el día que ella cocina.

Al final de la entrada os dejo unas cuantas fotos de algunos de los platos que hemos hecho, por si os pueden servir de inspiración. Y vosotros, ¿dejáis que los niños cocinen?, ¿hacéis alguna decoración especial a los platos infantiles?, si no lo habéis probado ¿os atrevéis a dejar que hagan la cena una noche?

Sigue leyendo

Goxua

IMG_1134

Una de mis asignaturas pendientes era visitar el País Vasco y este verano lo he podido remediar. La verdad es que ha cumplido con mis expectativas y tengo que decir que estas eran muy altas. Nos alojamos en los apartamentos rurales Berbea en un pueblecito de Álava llamado Barrio (os dejo enlace de los apartamentos por si a alguien le interesa). Los apartamentos estaban muy bien de precio y completamente equipados pero lo mejor de todo ha sido la gente. Desde el primer momento nos acogieron con los brazos abiertos y nos hicieron sentir como en casa, de hecho mi hija nos decía que ya teníamos un pueblo nuestro. Y el pueblo era precioso, te alejabas un poco de la zona de casas y ya estabas en pleno bosque. Desde Barrio nos dedicamos a hacer excursiones por todo el País Vasco, si hasta hacia el final nos animamos a ir a San Sebastian que era lo que más alejado nos quedaba. También hicimos una escapadita a Burgos pero esta tendrá entrada propia para contaros un pequeño tesoro que encontré ;).

Pero centrémonos en lo que nos interesa, la gastronomía. Menos mal que se acabaron las vacaciones porque sino volvía con veinte kilos de más. Pero ¡qué bueno estaba todo! En Barcelona no como pinchos porque me parecen un timo, pan congelado y encima una ración diminuta del pincho en cuestión, vamos que acabas pagando un dineral para comer pan, pero en el País Vasco…Pan del día con una montaña de ingredientes encima y bien de precio, no se cuantos pinchos debo haber comido. Chuletas, tiernos filetes, bacalao…si hasta las ensaladas estaban buenas.

Y llegamos a lo que nos interesa, los postres, porque sí, aun me quedaba un hueco para probarlos. Una de las incorporaciones a mis recetas ha sido el goxua. El goxua es un postre típico del País Vasco especialidad de la ciudad de Vitoria. Durante las vacaciones no lo disfruté lo suficiente porque después de una comida copiosa es un poco pesado pero cuando llegue a casa y lo hicimos me fascino la combinación de sus tres texturas y la sutileza de los sabores que se mezclan en la boca.

IMG_1136

Al final de la entrada os dejo unas fotos del pueblo de Barrio 😉

Sigue leyendo

Galletas doble chocolate

IMG_1010

Vuelvo de vacaciones con algún kilito y un año de más y me siento estupenda. Este año han sido bastantes las bromitas de que me hago vieja (es lo que tiene el irse acercándose a los cuarenta) y me han hecho reflexionar.

Tengo algunas arruguitas de reír mucho y de fruncir el ceño cuando me concentro, tengo algunas canas de los disgustos, estrías de haber sido madre, me sobran un par de kilos de las cenas y celebraciones con la familia y los amigos y me salen manchas en la piel de pasar mucho tiempo al aire libre. Reflejo que vivo mi vida intensamente y me parece maravilloso y si es el precio que debo pagar por disfrutar de todo lo que me rodea lo pago gustosamente, no quiero ahorrarme ni uno de esos instantes por estar un poco más delgada o estirada 🙂

Pero no es solo algo que piense yo, las personas que me quieren opinan lo mismo. Para mis padres sigo siendo su niña, mi marido me ve guapa hasta recién levantada (cosa que confirma que el amor es ciego porque tendríais que verme jajaja) y mi hija dice que su madre no tiene ni una arruga (bendita inocencia).

Pues nada, me salto la dieta post vacacional y para celebrar mi cumpleaños, como no dejan que me haga mi pastel, hice unas galletas de chocolate negro rellenas de chocolate blanco. ¡Deliciosas!

P.D.: a mi horno también se le han acabado las vacaciones 😉

Sigue leyendo