Cupcakes red velvet

P1110337

Quería pintar la habitación de mi hija. Y digo quería porque mi hija de casi cinco años se ha revelado y me ha dicho que su cuarto se queda como está. Yo tenía pensado un color azul clarito y en la parte de abajo pintar hierba y flores. Pues bien, con una lógica aplastante, mi hija me dijo: “si pones tan bonitas las paredes ya no me dejarás colgar mis dibujos y a mi me gusta mi cuarto como está, con mis dibujos por toda la pared”. ¡Toma ya! ¿Me queda claro? Luego dirán que los niños no saben lo que quieren. Pues bien, me he dado por vencida y he decidido respetar su decisión. Es su espacio y ella tiene que poder decidir (dentro de unos límites). Es una personita con sus gustos y sus preferencias y no necesariamente tienen que coincidir con las mías 😦

Creo que la toma de decisiones es muy importante porque forma parte de su proceso de madurez. Es algo que, tanto yo como su padre, hemos intentado trabajar con nuestra hija y desde que tiene cuatro años hemos empezado a dejar que tome pequeñas decisiones. Tiene que equivocarse y empezar a responsabilizarse de sus decisiones. También soy consciente de que cuando empiezas con este proceso tienes que respetar sus decisiones aunque no siempre estés de acuerdo.

A veces negociamos, por ejemplo en el tema ropa ella elije lo que se pone los fines de semana y entre semana elegimos nosotros. También tenemos en cuenta que quiere hacer el fin de semana, no en abstracto porque eso en un niño de su edad incluye desde ir al parque hasta visitar la luna, sino dándole dos o tres opciones. Decide que toma de postre (increíble pero mi hija prefiere fruta a otros postres). Le consultamos cuando vamos a hacer la compra o si hacemos cambios en casa. No es que ella decida siempre pero escuchamos sus opiniones y ella siente que la tenemos en cuenta.

Y diréis ¿y todo esto a qué viene? Pues a que tenía que hacer un detalle para una amiga y le dejé decidir 🙂 Sigue leyendo

Anuncios

Cupcakes de moras

P1100648

Por fin han terminado las obras de rehabilitación de mi fachada y han quitado el andamio. La luz a vuelto a entrar a raudales en mi comedor y por primera vez en todo el verano hemos podido cenar en el balcón. ¡Qué largas han sido estas obras! Empezaron a finales de junio y lo que iba a ser un mes y medio se han convertido en tres. Pero ya se han acabado los ruidos y el polvo y hemos podido plantar un pequeño (pequeñísimo) huerto urbano. Hemos plantado cogollos, cebollas, zanahorias y rábanos con más ilusión que experiencia y ahora a esperar a ver que recolectamos. Con comerme una zanahoria plantada por nosotros ya estaré encantada (eso si superan la curiosidad y el exceso de regado de mi hija). ¡A ver cuando subo una receta con ingredientes plantados por mi!

Pero bueno, vayamos a lo nuestro. Segunda receta con moras. El tono rosado de la crema de mantequilla lo conseguimos gracias al color de la mermelada de moras, así no necesitamos usar colorantes. Para la base he utilizado moras congeladas de las que recogí el otro día. Si habéis recolectado muchas moras lo ideal es congelarlas, aunque una vez descongeladas no conservan la textura y lo mejor es usarlas para hacer batidos o cocinarlas (tartas, mermeladas). Para congelarlas las lavaremos y las dejaremos secar durante un par de horas. Después las pongo en bolsas o en tupper en pequeñas cantidades (yo congelo unos 100 gr.) y cuando queramos usarlas simplemente las sacaremos del congelador y dejaremos que se pongan a temperatura ambiente. De esta manera podemos disfrutar de este delicioso fruto por más tiempo.

Sigue leyendo

Muffins esponjosos de chocolate

P1090980

Estos muffins están deliciosos solos pero si os animáis son perfectos como base de cupcakes. No llevan levadura, pero al montar las claras se consigue que sean muy esponjosos y el sabor intenso del chocolate hace que combinen muy bien con una gran variedad de coberturas. En un curso de cupcakes que dí el fin de semana pasado los untamos con una ganache de chocolate blanco y los decoramos con un búho de fondant, al final os dejo una foto.

Por cierto, si os quedan hundidos por el centro, es porque la temperatura del horno estaba baja, la próxima vez pedirle 170ºC, porque ya doy por sentado que no habéis abierto el horno antes de tiempo para mirar como van, ehh!!

Sigue leyendo

Cupcakes de plátano con frosting de crema de cacao

Abro la nevera y veo unos plátanos maduros, además al día siguiente tengo invitados, por lo tanto toca postre con plátano. Conclusión: abrir la nevera es una gran fuente de inspiración.

Más de una vez, cuando no se me ocurre que cocinar miro en la nevera o rebusco en la alacena y mi cabeza empieza a mezclar ingredientes hasta dar con una receta. He de ser sincera, no siempre funciona y en mi haber cuento con más de un fracaso. Pero no es el caso, estos cupcakes de plátano son “ligeros” (todo lo ligero que puede ser un cupcake, pero el menos no tienen mantequilla ni en la base ni en el frosting y parte de la masa es plátano chafado), esponjosos y gustan a niños y adultos (comprobado por varios paladares de lo más exigentes) aunque a los niñas se los hice sin relleno y se los decoré con chocolate rallado.

P1090823

Sigue leyendo