Cupcakes de moras

P1100648

Por fin han terminado las obras de rehabilitación de mi fachada y han quitado el andamio. La luz a vuelto a entrar a raudales en mi comedor y por primera vez en todo el verano hemos podido cenar en el balcón. ¡Qué largas han sido estas obras! Empezaron a finales de junio y lo que iba a ser un mes y medio se han convertido en tres. Pero ya se han acabado los ruidos y el polvo y hemos podido plantar un pequeño (pequeñísimo) huerto urbano. Hemos plantado cogollos, cebollas, zanahorias y rábanos con más ilusión que experiencia y ahora a esperar a ver que recolectamos. Con comerme una zanahoria plantada por nosotros ya estaré encantada (eso si superan la curiosidad y el exceso de regado de mi hija). ¡A ver cuando subo una receta con ingredientes plantados por mi!

Pero bueno, vayamos a lo nuestro. Segunda receta con moras. El tono rosado de la crema de mantequilla lo conseguimos gracias al color de la mermelada de moras, así no necesitamos usar colorantes. Para la base he utilizado moras congeladas de las que recogí el otro día. Si habéis recolectado muchas moras lo ideal es congelarlas, aunque una vez descongeladas no conservan la textura y lo mejor es usarlas para hacer batidos o cocinarlas (tartas, mermeladas). Para congelarlas las lavaremos y las dejaremos secar durante un par de horas. Después las pongo en bolsas o en tupper en pequeñas cantidades (yo congelo unos 100 gr.) y cuando queramos usarlas simplemente las sacaremos del congelador y dejaremos que se pongan a temperatura ambiente. De esta manera podemos disfrutar de este delicioso fruto por más tiempo.

Sigue leyendo

Anuncios

Mermelada de moras

IMG_0449

Septiembre es el mes de las moras silvestres o zarzamoras, que además de ser deliciosas, son de bajo valor calórico, ricas en vitamina C, potasio, magnesio, fibra y tienen acción antioxidante. A la hora de recolectarlas hay que elegir siempre las de color negro brillante y una vez en casa no se conservaran más de tres días en el frigorífico. Con todos estos beneficios y teniendo en cuenta que su temporada es corta, el sábado nos pusimos las botas de montaña y fuimos a recolectar moras. Acabamos todos arañados de los zarzales pero recogimos casi un quilo, con el que pudimos darnos un buen atracón de moras con azúcar, hacer mermelada y preparar unos cupcakes de moras sin colorantes. Esta semana os dejo la receta para hacer mermelada y la que viene os colgaré la de los cupcakes.

Sigue leyendo

Pudín de pan y melocotón

Fin de las vacaciones y vuelta a la rutina diaria, ¡pero que recuerdos tan maravillosos nos dejan las vacaciones! Este año he ido a la zona del ripollés, en Cataluña, qué zona tan bonita, sin aglomeraciones de gente, aire limpio, buena gastronomía y unos paisajes preciosos, he vuelto encantada. Al final de la entrada os dejo unas fotos preciosas. Pero basta de divagar y vayamos a lo nuestro. Volvemos de vacaciones y la persiana del comedor se me estropea, le sumamos los gastos de la vuelta al cole, actividades extraescolares, comidas con amigos y familiares para contarnos las vacaciones, un largo etcétera de gastos que han hecho que recupere unas cuantas recetas de aprovechamiento para capear la cuesta de septiembre (de la de enero ya hablaremos). Este pudín de pan es ideal para cuando tienes invitados, sino os recomiendo que hagáis la mitad de la receta y es una buena opción para que los niños coman fruta. En este caso he usado pan de cereales y unos melocotones que se iban a pasar, pero lo podéis hacer con pan blanco y cualquier fruta muy madura que tengáis por casa (manzana, plátano, pera, mango…), o sin fruta porque de pan solo también está muy bueno.

Sigue leyendo